La brecha de protección de la Mortalidad en América Latina

El reporte más reciente del Swiss Re Institute estima una brecha total de protección de mortalidad en América Latina y el Caribe de casi USD 14 billones en 2019. Esto se traduce en un índice regional de resiliencia ante la mortalidad el 40%, que ha mejorado en los últimos años en las principales economías de la región, principalmente debido a una mayor cobertura de seguro de mortalidad.

Sin embargo, es probable que el impacto del COVID-19 altere esa tendencia y amplíe la brecha de protección. La crisis económica actual provocará la recesión más profunda en la historia moderna de América Latina, y se prevé que el producto interno bruto regional se contraiga alrededor del 8% en 2020. Esto conducirá a una caída en la demanda de seguros de vida, estimando que las primas caerán aproximadamente un 8%.

Las seis economías más grandes de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú) representan más del 80% (USD 11 billones) de la brecha total de protección de la mortalidad en LatAm. Los mercados con las mayores brechas son Brasil (USD 4.5 billones) y México (USD 2.6 billones), mientras que Perú (USD 0.6 billones) tiene la menor brecha. La oportunidad de seguros es enorme con estimaciones del potencial de primas de productos de riesgo de mortalidad en estos mercados cercanas a los USD 33 mil millones, o la mitad de todo el sector de seguros de vida.

La actual crisis por COVID-19 ha reforzado la relevancia del seguro de vida para cubrir las necesidades de protección contra la mortalidad y apoyar la resiliencia de los hogares. Hay varias áreas en las que las aseguradoras pueden respaldar una mayor protección contra la mortalidad para aquellos que más lo necesitan. Estas incluyen la ampliación de la oferta de seguros, como productos con un componente de ahorro y contratos a largo plazo, la adopción de nuevos canales de distribución, la adopción de nuevas tecnologías y un mayor uso de los microseguros.

Estudio completo en inglés.