¿El uso de los cigarrillos electrónicos trae riesgos para la salud?

Introducción

El cigarrillo electrónico, también conocido como "e-cig", "e-cigarrete", entre otros, fue creado hace 10 años por una empresa farmacéutica china como un producto para la terapia de reposición de nicotina (TRN), para dejar de fumar, y ganó un gran espacio en la comercialización, principalmente en los países de Europa y en los Estados Unidos. Este dispositivo actúa para sustituir tanto el acto de fumar como la inhalación de la nicotina, sin quemar el tabaco. Con un elemento de calentamiento denominado "atomizador", el dispositivo hace evaporar un líquido que contiene la nicotina u otros aromatizadores. Visualmente, parece un cigarrillo, un habano, un puro o incluso una pipa, en el cual la punta funciona como boquilla y contiene un cartucho sustituible.

Existen también otros tipos de TRN, como los inhaladores de nicotina, pastillas, adhesivos y gomas de mascar, que son más efectivos para dejar de fumar que la abstinencia de por sí. Sin embargo, incluso así, hay personas que no dejan el tabaco, usando estos productos como tratamiento y, tanto estos TRN como los cigarrillos electrónicos, mantienen el vicio de la nicotina.

La desventaja de utilizar cigarrillos electrónicos al compararlos con otros TRN es que los dispositivos vaporizadores no controlan eficazmente la liberación de la nicotina, y poseen pocos estudios científicos de efectividad. Incluso, los pocos estudios apuntan que es un 60% más exitoso para dejar el tabaco que otros TRN.

Pero el punto de discusión en cuanto al cigarrillo tradicional es la liberación de productos tóxicos y carcinogénicos que se inhalan, según el estudio, en dosis de 9 a 450 veces menores en los e-cigs y, de esa manera, se podrían utilizar en la directriz del tratamiento de reducción de los daños causados por el tabaquismo.

Otro estudio más reciente, de enero de 2015, publicado en el New England Journal of Medicine, muestra resultados diferentes del estudio mencionado anteriormente. Existen nuevas evidencias que comprueban que durante el proceso de vaporización de los componentes químicos de los e-cigs (propileno glicol y glicerol) se da la formación de formaldehído. No se sabe con certeza de qué manera se comporta esa sustancia al inhalarla, pero se la clasifica como carcinogénica de grupo 1, y la inhalación a largo plazo de las concentraciones generadas a partir de los e-cigs pueden aumentar hasta 15 veces el riesgo de cáncer en comparación con el consumo a largo plazo de los cigarrillos tradicionales.

Legislación y consumo

Los puntos divergentes sobre el tratamiento y, principalmente pocos estudios científicos y resultados divergentes, hicieron que la Agencia nacional de vigilancia sanitaria brasileña (ANVISA) prohibiera la comercialización de los cigarrillos electrónicos en el año 2009. Sin embargo, hay personas que utilizan este dispositivo en Brasil, ya que a pesar de la prohibición de la comercialización, el uso de estos dispositivos no está prohibido, y es posible que los usuarios los hayan obtenido en otros países o, incluso, de forma ilegal.

En este sentido, el producto no está regulado como dispositivo médico de combate del tabaquismo, tampoco como un producto derivado del tabaco, no sometiéndose a las leyes antitabaco del país.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la Secretaría de Salud de México informa que la importación, distribución, comercialización y venta del denominado cigarrillo electrónico está prohibido por la Ley General para el Control del Tabaco. La secretaría alerta a la población de que no hay evidencia científica de que el cigarrillo electrónico sea una alternativa médica eficaz para dejar de fumar, puesto que no existen pruebas de la eficacia y seguridad de este producto. Por esta razón, COFEPRIS recomienda no comprar los cigarrillos electrónicos.

El órgano regulador de los Estados Unidos (FDA - U.S. Food and Drug Administration) no prohíbe la comercialización ni el consumo, pero dispone de información completa sobre el dispositivo y lo regula como otro tipo de TRN.

En el Reino Unido (UK), los cigarrillos electrónicos son considerados dispositivos de reducción de daños y se regulan como productos de consumo general. A partir de 2016, los e-cigs con más de 20 mg/ml de nicotina se enmarcarán dentro de las directivas europeas de productos derivados del tabaco (TPD), ya que el aumento significativo del consumo general (18% en 2014) y entre fumadores (52% en 2014) ha alarmado a los organismos de salud pública de este país.

A pesar de que no haya estadísticas sobre el consumo de cigarrillos electrónicos y sus relaciones con el tabaquismo en Brasil, es importante destacar que, de acuerdo con la encuesta telefónica brasileña (VIGITEL), hubo un descenso en el índice de fumadores del 16,2% al 14,8% entre 2006 y 2011, y la frecuencia de individuos que declaran haber abandonado el hábito de fumar ha aumentado positivamente.

Esto se debe posiblemente a la implementación de la legislación antitabaco (prohibición del consumo en lugares cerrados, prohibición de las publicidades, limitación en los puntos de venta, etc.), y es posible que para compensar la disminución del consumo de los cigarrillos tradicionales, haya mayor presión para la comercialización de cigarrillos electrónicos como dispositivos no médicos.

México es uno de los países con más graves problemas de salud pública originados por el tabaquismo. Acciones se han instrumentado pelo gobierno para la minimización de este problema como: la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados, protegiendo los derechos de los no fumadores a vivir y convivir en espacios 100% libres de humo de tabaco, además se han orientado y difundido mensajes para disminuir el hábito de fumar. Debido al conocimiento de los riesgos atribuibles al consumo y a la exposición al humo de tabaco, el gobierno no considera conveniente introducir en el mercado mexicano dispositivos que puedan promover el hábito de fumar – como los cigarros electrónicos – una vez que estos también representan un riesgo a la salud.

Siendo así, es indispensable que los organismos reguladores, de salud pública y el mercado asegurador acompañen de cerca el uso de los cigarrillos electrónicos, ya que existe un gran riesgo de que se tornen atractivos comercialmente para los jóvenes y exfumadores y lleven, consecuentemente, a mayores índices de enfermedades no transmisibles, relacionadas con el consumo de la nicotina y el tabaco.

Riesgos de suscripción

Está comprobado que los cigarrillos electrónicos mantienen el vicio de la nicotina, de manera que lleva a recaídas constantes al consumo del cigarrillo convencional. Muchas veces, los usuarios mantienen el consumo del cigarrillo tradicional y utilizan los e-cigs en ocasiones sociales.

Estimase que en la actualidad 1.2 billones de personas fuman y cerca de 80% de las muertes relacionadas con el tabaco en el mundo ocurren en países de bajo y medio ingreso. El tabaquismo es considerado una epidemia y debe ser entendido como un fenómeno social y la aceptación social e de la comunidad es el factor principal para mantener el consumo.

De esta manera, desde el punto de vista de suscripción, principalmente cuando consideramos las tasas de fumadores/no fumadores y la prohibición del consumo en Brasil y México, el uso del e-cig dificulta la evaluación del riesgo ya que no queda claro si es posible considerar a los usuarios de e-cigs como exfumadores.

Para los abordajes de suscripción más tradicionales, en los que se solicita un examen de cotinina (presencia de parte de la nicotina en la orina), los usuarios de e-cigs son considerados fumadores, de forma automática. Al considerar suscripciones más simplificadas con solo la información declarada en la Declaración personal de salud, para el mercado brasileño, la posición más conservadora, es decir, considerar también a los usuarios de e-cigs como fumadores, parece ser la mejor opción.


Autoras:

  • Iris Vinha – Underwriter Life and Health, Swiss Re
  • Raquel deFrutos – Underwriting Manager Life and Health, Swiss Re


Disclaimer

Todo el contenido de esta publicación está sujeto a derechos de autor, con todos los derechos reservados. La información podrá ser utilizada con fines privados o internos, siempre que no se quite cualquier derecho de autor u otro aviso de propiedad.

La reproducción total o parcial, o la utilización para cualquier fin solo están permitidas con autorización previa y por escrito de Swiss Re, y siempre que se indique la referencia de la fuente. Agradecemos las copias de cortesía.

Si bien toda la información utilizada en este estudio se obtuvo a partir de fuentes confiables, Swiss Re no asume ninguna responsabilidad por la exactitud o integridad de la información proporcionada.

La información ofrecida tiene carácter meramente informativo y no refleja, de ninguna manera, la posición de Swiss Re. En ningún caso, Swiss Re o cualquiera de sus afiliadas se hará responsable por cualquier pérdida o daño de cualquier tipo, relacionados con la utilización de esta publicación, de modo que se les advierte a los lectores que no deben depositar la confianza indebida en este documento.


Referencias:

Electronic cigarettes: promise and challenge – Swiss Re 2014. Disponible en: https://media.guides.swissre.com/documents/Ecigs.pdf

Cigarrillo electrónico: pros y contras de la prohibición en Brasil. ENSP FIOCRUZ 2014. Disponible en: http://www.ensp.fiocruz.br/portal-ensp/informe/site/materia/detalhe/35405

Hidden Formaldehyde in E-Cigarette Aerosols – New England Journal of Medicine, Feb de 2015. Disponible en: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc1413069

ANVISA RDC 46, 28/08/2009: prohíbe la comercialización, importación y publicidad de cualquier dispositivo electrónico para fumar, conocido como cigarrillo electrónico. Disponible en: http://portal.anvisa.gov.br/wps/wcm/connect/e93e3f80474597579fe1df3fbc4c6735/2009-08-31_RDC+46_+Proibi%C3%A7%C3%A3o+Cigarro+Eletr%C3%B4nico_31Ago09_OKpdf.pdf?MOD=AJPERES

Electronic cigarettes (e-cigarettes) – FDA EUA 2014. Disponible en: http://www.fda.gov/NewsEvents/PublicHealthFocus/ucm172906.htm

Eletronic cigarettes – ASH UK 2014. Disponible en: http://www.ash.org.uk/files/documents/ASH_715.pdf

VIGITEL Brasil 2013 – Ministério da Saúde. Disponible en: http://biavati.files.wordpress.com/2014/05/vigitel-2013.pdf

RADIS Comunicação e Saúde – ENSP FIOCRUZ. Disponible en: http://www6.ensp.fiocruz.br/radis/conteudo/vigitel-2-menos-fumantes-e-mais-mamografias

Fatores de risco à saúde no Brasil. Risk Dialogue Series – Swiss Re Centre for Global Dialogue. Disponible en: http://cgd.swissre.com/events/Expert_Forum_on_health_risk_factors_in_Brazil.html#tab_4

publicado: 3 de junio de 2015


Tendencias del seguro de responsabilidad...

Octubre de 2012 - El seguro contra daños sigue siendo una categoría en desarrollo en Latinoamérica, una que no se entiende bien y de la que tampoco se habla mucho. En un intento por arrojar ciertas luces...

Read the whole story

Mantenerse a flote – El riesgo...

"Mi negocio se inundó cinco veces. En 2012, yo estaba en el local cuando el agua entró. Me paré sobre una mesa, con la caja registradora en la mano y la mirada en la mercancía que flotaba por todo el...

Read the whole story